Aprobada definitivamente la nueva Ley de Propiedad Intelectual, con solo los votos del PP

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) superó este jueves su último escollo parlamentario con la aprobación en el pleno del Congreso de las cinco enmiendas introducidas en el Senado, en una votación en la que el PP volvió de nuevo a quedarse solo en el respaldo al texto (172 a favor, 144 en contra y 3 abstenciones).

Una de las novedades de la reforma, que entrará en vigor el 1 de enero de 2015, es el aumento de las multas por piratería hasta los 600.000 euros. Además, incorpora mecanismos de transparencia para las entidades de gestión de derechos de autor. También introduce el ‘canon AEDE’, más conocido como ‘tasa Google’, una compensación a los editores de prensa por el enlace que hagan de sus contenidos los buscadores de Internet. Google, la principal afectada por este cambio, ha emitido un comunicado nada más conocer la aprobación de la ley: “Estamos decepcionados con la nueva ley, porque creemos que servicios como Google News ayudan a los editores a llevar tráfico a sus sitios web”, ha señalado la multinacional californiana. La compañía ha añadido que por lo que se refiere al futuro, continuará “trabajando con los editores españoles para ayudarles a incrementar sus ingresos mientras valoramos nuestras opciones en el marco de la nueva regulación”.

El texto es, en palabras del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, es un “remedio puntual”, y remite a una reforma integral de la propiedad intelectual en el plazo de un año. “Confío en que seremos capaces, tanto en el desarrollo reglamentario de esta reforma, como en los trabajos de preparación de la ley que en el plazo de un año tiene que estar, de ponernos de acuerdo en cómo ser más eficaces en defender a las industrias culturales de la piratería”, ha anunciado el ministro.

El portavoz del PP, Juan de Dios Ruano, se congratuló de que el articulado refrendado finalmente por la Cámara Baja suponga “el cumplimiento de todos los objetivos” que se marcó el Gobierno cuando anunció esta reforma, cuyo último fin ha sido “mejorar la protección de los derechos de los creadores”, aunque reconoce que quedan temas pendientes de abordar, como la compensación por copia privada, que la ley carga a los Presupuestos Generales del Estado, lo que, ha dicho, se llevará a cabo cuando la UE lo establezca.

El portavoz  del PSOE, José Torres Mora, dijo que la reforma legislativa partió del Consejo de Ministros ”sin rumbo claro” y ha llegado a su último puerto parlamentario sin consenso político y con el rechazo de la mayoría del mundo cultural. En nombre de CiU, Montserrat Surroca lamentó “la oportunidad perdida” para aprobar por consenso una nueva ley de propiedad intelectual que es necesaria, y desde La Izquierda Plural, Ascensión de las Heras tachó la reforma de “chapuza” y “una demostración clara del desprecio del Gobierno hacia la cultura”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *