Mesa redonda: Las Enseñanzas Artísticas Superiores: Bellas Artes, Música, Danza y Arte Dramático.

Martes 28 de octubre a las 19.00h. en el ATENEO DE MADRID (Salón de Actos) Calle Prado 21

10492072_716210045136061_9203793608347664031_n

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras en Europa han superado hace ya muchos años la situación de las enseñanzas artísticas, España se enzarza ahora en una guerra por saber quién es el destinatario final de los títulos de Grado del Espacio Europeo Bolonia relacionados con las Enseñanzas Artísticas Superiores.
Para poder entender esta situación deberíamos tener una visión general de lo que han sido estas enseñanzas desde el punto de vista legislativo. España no ha gozado nunca de políticas culturales y educativas que promuevan la consideración social de estos estudios y de quienes los han cursado. Nunca ha quedado claro si las enseñanzas artísticas son educación, o cultura, un binomio difícil de separar pues lo uno es consecuencia de lo otro, o viceversa.
Sin embargo la polémica ha estado siempre servida, al considerar desde la propia legislación, que las Enseñanzas Artísticas Superiores no pueden estar integradas en la Universidad. La controversia entre los partidarios de ser Centros Superiores de Enseñanzas Artísticas, o bien Universidades de Enseñanzas Artísticas, ha sido desatendida en los momentos previos a la aprobación de esta ley. Como consecuencia, el Tribunal Supremo en su última sentencia elimina los artículos 7.1, 8, 11 y 12 y la Disposición Adicional Séptima del RD1614/2009, de 26 de octubre, que regula los títulos superiores de Enseñanzas Artísticas.
En las Enseñanzas Superiores Artísticas se dan demasiadas incongruencias con la separación de espacios entre enseñanzas profesionales y superiores, y entre las mismas superiores. La falta de una estructuración en el desarrollo de la implantación de estas enseñanzas, el miedo a la pérdida de poder de las personas interesadas en mantenerse aisladas, para poder seguir defendiendo sus propios intereses, las luchas entre el profesorado -que en ocasiones, siendo del mismo cuerpo, imparte materias de un nivel profesional o superior-, y en definitiva, la falta siempre de un marco jurídico-administrativo, ha llevado a una situación caótica.

– ¿Cómo afectan las recientes sentencias al funcionamiento de los centros?
– ¿Cómo es la homologación de títulos con el resto de Europa?
– ¿Qué propuestas habéis hecho o deberíamos hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *